Blanqueo de capitales en el Vaticano

Blanqueo de capitales en el Vaticano

En las últimas semanas la prensa se ha hecho eco de un caso de blanqueo de capitales en el Vaticano. El pasado 2 de octubre, la Santa Sede informó que la Gendarmería Vaticana, siguiendo las órdenes del Fiscal General Gian Piero Milano, había requisado diversa documentación y dispositivos electrónicos de dos entes de la Santa Sede. En la Primera Sección de la Secretaria de Estado y en la Autoridad de Información Financiera.

          Los fiscales que están trabajando en el caso observan indicios que apuntarían a la presunta comisión de delitos de malversación, estafa, abuso de poder y blanqueo de capitales, que se habrían cometido durante el periodo que el Cardenal Ángelo Becciu dirigió la oficina para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, conocida como la Primera Sección.

Inicio de la investigación y medidas cautelares

La investigación arranca con las denuncias interpuestas en verano de 2018 por dos instituciones de la Santa Sede. Una de esas instituciones es el Instituto para Obras de Religión, fundado en 1943 por el Papa Pio XII y que es conocido popularmente como Banco Vaticano. La otra es la Oficina del Revisor General, cuya creación en 2014 atendía a la finalidad de supervisar las finanzas del Vaticano.

Hasta la fecha, la investigación ha provocado la suspensión de empleo de 5 personas en el Vaticano. Uno de ellos es Tommaso Di Ruzza, el director de la Autoridad de Información Financiera (AIF). Vicenzo Mauriello y Fabrizio Tirabassi, directores de la Secretaria de Estado de la Santa Sede han sido suspendidos de empleo. Esta lista la cierran, Mauro Carlino, jefe del Departamento de Información y Documentación, y Caterina Sansone, empleada de Administración.

Un escándalo financiero millonario

Ha sido la revista L’Espresso la que ha publicado todos los detalles de este escándalo financiero. El autor del artículo es el periodista Emiliano Fittipaldi, el cual ha publicado varios libros sobre escándalos financieros y abusos sexuales en el Vaticano. También fue acusado de filtración de documentos en el denominado caso Vatileaks II, aunque finalmente fue exonerado.

Según las afirmaciones de Fittipaldi, 800 millones de euros provenientes principalmente del Óbolo de San Pedro fueron invertidos en dos empresas luxemburguesas, WRM y ATHENA CAPITAL FOUND. A través de esta última, se realiza inversión de 200 millones de euros en inmuebles. Entre ellos un Palacio en el número 60 de Sloan Avenue, en el lujoso barrio londinense de Chelsea.

El Óbolo de San Pedro es una ayuda económica que los fieles ofrecen al Santo Padre para hacer frente a las diversas necesidades de la iglesia universal y las obras de caridad de los má